La fabricación de expositores metálicos es un proceso que involucra diseño, selección de materiales, fabricación, acabado e instalación. Cómo llevamos a cabo este proceso:

Diseño
A. Planificación:
Propósito: Define el propósito del expositor (productos a exhibir, carga que soportará, etc.).
Ubicación: Determina el lugar donde se instalará el expositor.
Dimensiones: Establece el tamaño y la forma según el espacio disponible y las necesidades del cliente.
B. Diseño estructural:
Esbozo: Dibuja un boceto inicial a mano o usando software de diseño gráfico.
Detalles técnicos: Usa software de diseño asistido por computadora (CAD) para crear planos detallados, incluyendo las dimensiones y uniones.

Selección de Materiales
A. Tipos de metal:
Acero: Ofrece resistencia y durabilidad.
Aluminio: Ligero y resistente a la corrosión, ideal para expositores portátiles.
Acero inoxidable: Resistente a la corrosión y con una estética pulida.
B. Acabados:
Pintura en polvo: Proporciona una capa protectora duradera y un acabado estético.
Galvanizado: Proceso que protege el metal de la corrosión.

Fabricación
A. Corte y conformado:
Corte: Usa herramientas como sierras de cinta, cortadoras láser o plasma para cortar las piezas según las dimensiones especificadas.
Doblado y conformado: Usa prensas y dobladoras para dar forma a las piezas metálicas.
B. Soldadura y ensamblaje:
Soldadura: Une las piezas usando técnicas adecuadas (MIG, TIG, etc.).
Ensayo de ensamblaje: Preensambla las piezas para asegurar que todo encaja correctamente.

Tratamiento y Acabado
A. Tratamiento de superficies:
Limpieza: Limpia las superficies de cualquier residuo o grasa.
Desbaste y pulido: Usa herramientas de desbaste para suavizar las uniones y bordes, luego pule para un acabado liso.
B. Aplicación de acabados:
Pintura en polvo: Aplica una capa de imprimación y luego la pintura final.
Galvanizado: Si se opta por este acabado, sumerge la estructura en zinc fundido.

Montaje e Instalación
A. Ensamblaje final:
Ensamble: Junta todas las piezas del expositor de acuerdo al diseño.
Verificación: Asegúrate de que el expositor esté estable y bien construido.
B. Instalación en el sitio:
Transporte: Asegura que el expositor esté bien embalado y protegido para el transporte.
Fijación: Si es necesario, ancla el expositor en su ubicación final para mayor estabilidad.

Mantenimiento
Inspección regular: Revisa periódicamente el expositor para detectar posibles daños o signos de desgaste.
Limpieza: Mantén el expositor limpio para preservar su apariencia y funcionalidad.
Reparaciones: Realiza reparaciones necesarias de inmediato para evitar problemas mayores.
Consideraciones Adicionales
Personalización: Ofrece opciones de personalización para adaptarse a las necesidades específicas del cliente, como logotipos, colores específicos, y configuraciones modulares.
Ergonomía: Diseña el expositor para facilitar el acceso y la visualización de los productos.
Movilidad: Considera la incorporación de ruedas o componentes desmontables para facilitar el transporte y la reubicación.
Si necesitas la fabricación de expositores metálicos, contacta con nosotros estudiamos el proyecto y te asesoramos.