La pintura en polvo que repele el ataque de los mosquitos

Llega el calor y con él, los malditos mosquitos. Sus picaduras nos atormentarán durante todo el verano, pero, al fin y al cabo, todo acabará en una molesta irritación de la piel. En otros lugares del mundo, no son tan afortunados. Estos bichos transmiten enfermedades mortales, como la malaria y la encefalitis, empeorando la salud de millones de personas, sobre todo, de los niños. La empresa Adapta Color, con sede en Peñíscola (Castellón), ha dado un paso adelante en la protección contra los mosquitos. Con la colaboración financiera del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), ha formulado una pintura en polvo para elementos metálicos que actúa como repelente ante estos insectos.

Aunque en la actualidad existe un amplio número de sustancias repelentes, trasladarlas a una pintura es un proceso complejo. Una de sus mayores limitaciones es que son sustancias termolábiles, es decir, inestables a la temperatura. Esta característica las convierte en incompatibles con los procesos de fabricación de pinturas en polvo. La empresa española ha tenido que rediseñar la formulación del producto para conseguir su efecto antimosquitos.

Aunque la empresa probó con la nanoencapsulación, no quedó satisfecha con los resultados. Finalmente, tal y como explica su director general, David Pellicer, han optado por combinar una serie de sustancias activas, que por su naturaleza química retrasan la liberación de las partículas repelentes y resisten a temperaturas mayores, con un tipo de resinas, que capturan mejor esas sustancias.

La pintura en polvo obtenida ha sido ensayada por un «prestigioso laboratorio especializado» alcanzando una «eficacia del 62%» frente al mosquito ‘Adedes aegypti’, portador del virus de la fiebre amarilla y el dengue. Esta actividad, apuntan desde Adapta Color, podría mejorarse incrementando el porcentaje de sustancia activa hasta los límites máximos de concentración óptima publicados por el Departamento de Defensa los EEUU en ‘Insect Repellents: Principles, Methods and Uses’.

La compañía ha comprobado que «el modelo cinético de liberación seguido por el recubrimiento es de orden uno», o lo que es lo mismo, puede mantener la actividad repelente durante más de dos años. También ha constatado que la pintura no presenta pérdidas significantes de la sustancia activa frente a las operaciones de lavado habitual.

Al tratarse de una pintura en polvo, no líquida, está dirigida a aplicaciones sobre metal. «Puede utilizarse en mobiliario exterior, como hamacas, perfilería de aluminio o en electrodomésticos», comenta Pellicer. Es por ello que Adapta Color ha desarrollado el producto «en calidad exterior y color blanco brillo», aunque no tiene limitaciones para formularse en otras calidades, colores o acabados. El recubrimiento «no libera olores» y está «exento de sustancias activas que puedan ser tóxicas para los humanos».

Otros desarrollos

La pintura antimosquitos es el último éxito del motor de innovación de Adapta Color. La empresa, también con el apoyo económico del CDTI, ha llevado a cabo otros proyectos de I+D que ofrecen interesantes ventajas a la industria. Por ejemplo, el desarrollo de pinturas en polvo funcionales para su aplicación mediante la tecnología In Mold Coating. Este avance responde al auge del llamado SMC, un plástico reforzado con fibras que presenta «muy buenas propiedades de resistencia», señala Pellicer.

Este plástico se fabrica por compresión, para ello se corta el gramaje necesario de la lámina y se coloca en el interior de un molde calefactado entre 130º y 150º. Adapta Color ha ideado una pintura en polvo que se utiliza para pintar el molde y, mediante «transferencia», se adhiere a la pieza plástica. Así, la industria se ahorra un paso en la cadena productiva, ya que en el mismo prensado se produce el pintado. La empresa está comercializando esta pintura para diversas aplicaciones como fregaderos sintéticos, fachadas arquitectónicas, asientos para trenes o cuadros eléctricos en Israel.

Adapta Color también ha ideado otro producto con un fuerte componente medioambiental. Se trata de la pintura en polvo BioNox, que descompone los óxidos contaminantes purificando el aire con la acción de los rayos solares. Todo gracias al polvo nanotitanio, un componente capaz de absorber los óxidos de nitrógeno contaminantes (NOx), tales como el óxido nítrico (NO) y el dióxido de nitrógeno (NO2), a través de los rayos ultravioletas de la radiación solar.

El CDTI es una entidad pública empresarial, dependiente del Ministerio de Economía y Competitividad, que promueve la innovación y el desarrollo tecnológico de las empresas españolas. En la actualidad tiene abiertas distintas convocatorias para concesión de ayudas a proyectos innovadores.

Fuente: www.elmundo.es